LAMA SAMTEN 13 Juillet 19:00 en LIVE | Conférence Bonheur & Méditation (avec Le moine Jason)

LIVRE - Libro : Aprender A Meditar De Lama Samten
LIVRE - Libro : Aprender A Meditar De Lama Samten

Libro : Aprender a Meditar de Lama Samten

Distributeur
EDITIONS PARAMITA
Prix normal
€15,00
Prix réduit
€15,00
La quantité doit être supérieure ou égale à 1

Entrega de bajo costo

Libro de 95 páginas escrito por el maestro budista tibetano Lama Samten que consiste en una breve presentación sobre cómo desarrollar samatha (sánscrito para la calma del espíritu) y vipassana (sánscrito para obtener una visión especial de la realidad) a través de la meditación mientras adquiere habilidades para eliminar las fuentes de las aflicciones mentales. Con respecto a las Enseñanzas del Buda Shakyamouni, este libro puede ser útil por los practicantes como un manual complementario a las explicaciones verbales y el empoderamiento del maestro.

Prefacio

Generalmente se dice que todas las enseñanzas del Buda tienen como objetivo la liberación obtenida por la práctica de los dos tipos de meditaciones: la meditación de concentración y la meditación analítica.  La primera tiene como meta la permanencia apacible (samatha) y la segunda procura la visión superior (vipassana).

Se llama permanencia apacible el estado de la mente que se calma quedándose concentrado interiormente  en un solo objeto.  Cuando se cumple, es posible lograr la visión superior: una sabiduría que distingue cada fenómeno, combinada a la felicidad de la agilidad meditativa lograda por el poder del análisis.

La permanencia apacible es detener temporalmente las perturbaciones mentales de la mente.  Calmando la mente, esa se torna más lúcida.  Eso permite un profundo análisis por medio de la visión superior que podrá erradicar una vez por todo la raíz de esas perturbaciones.

Ese texto es una breve presentación de la esencia de la permanencia apacible y de la visión superior incluyendo la manera de desarrollarlas.  Esas instrucciones son de acuerdo a las enseñanzas del Buda Shakyamuni y de los grandes maestros budistas indios y tibetanos que las comentaron.

La técnica de los « nueve ciclos respiratorios »

Existe también una práctica llamada los nueve ciclos respiratorios que permite purificar los bloqueos del cuerpo sutil compuesto de canales y vientos.  Primero, los cinco centros de energía (chakras) donde circulan los vientos son: 1) el chakra de la gran felicidad situado en la cima de la cabeza, 2) el chakra del gozo situado al nivel de la garganta, 3) el chakra del Dharma situado al nivel de corazón, 4) el chakra de la emanación situado al nivel del ombligo y 5) el chakra que entretiene la felicidad situado al nivel de la región secreta (o sea los órganos sexuales).

Asociados a esos cinco chakras circulan cinco vientos: 1) el viento impregnante de color celeste, 2) el viento ascendente de color rojo, 3) el viento vitalizante de color blanco, 4) el viento de deslizamiento regular de color verde y 5) el viento de eliminación de color amarillo.

Esa técnica permite purificar las cinco emociones perturbadoras que son 1) la aversión, 2) el aferramiento, 3) la confusión, 4) la envidia y 5) el orgullo.

Con esa técnica que permite purificar los bloqueos del cuerpo sutil (canales y vientos), no solo el camino común (la permanencia apacible y la visión superior) pero también el camino no común (las etapas de generación y de consumación) no serán difíciles de lograr y podrán ser actualizados rápidamente, en esta misma vida.

La técnica de los « nueve ciclos respiratorios » se practica de la manera siguiente.  Expiramos tres veces por la ventana nasal derecha e inspiramos por la izquierda.  Después, invertimos el orden por tres respiraciones, expirando por la ventana nasal izquierda e inspirando por la derecha.  Para terminar respiramos tres veces utilizando las dos ventanas nasales simultáneamente.

Por lo general, no se mencionan los canales y los vientos en las enseñanzas de los Sutras.   No obstante, es muy útil explicarlos aquí para conocer cómo purificar los vientos sutiles. 

Filosofia Budiste Tibetana

Nuestro mundo de hoy vio el nacimiento del budismo hace unos 2550 años. De hecho, fue durante esta época que  Buda Shakyamuni enseño en la tierra sagrada de la India. Gracias a su inmensa compasión el sabía cómo ensenar  a todos quienes lo escuchaban, con toda imparcialidad. Su primera doctrina fue sobre las tres canastas (vinaya, soutra y abhidharma). Estas instrucciones permiten la práctica de los tres entrenamientos superiores que son la ética, la concentración y la sabiduría respectivamente. A través de sus muchas enseñanzas, el Buda supo adaptarse a las necesidades, motivaciones y capacidades de cada uno de sus estudiantes.

Estas enseñanzas fueron transmitidas a Maitreya y Manjoushri, para después compartirlas, a Asanga y Nagarjouna, quienes continuaron las enseñanzas a dos lamas eruditos, Serlingpa (Suvarnadvipi-Dharmakirti de las Islas Doradas) y Rikpékouyouk (Vidyakokila el Viejo). Estos dos líneajes de enseñanza, nombradas respectivamente por la partica vasta y la visión profunda. El grand maestro indio Atisha Dipamkara tuvo la capacidad de tomar estas dos ramas y unirlas. Este último los transmitió espléndidamente al Tíbet durante los últimos 17 años de su vida, sabiendo cómo adaptarlos al pueblo tibetano para facilitar su comprensión. Dejando a su estudiante más cercano Dromtonpa estas enseñanzas. Estas herencia de aprendizaje se han  mantenido intactas por una línea ininterrumpida de maestros como el Dalai Lama o el pionero Lama Tsongkhapa, fundador de una excelente tradición que presenta instrucciones sobre la calma mental y la visión penetrante que aún hoy continúan vivas.

Por lo general, se dice que todas las enseñanzas de Buda están destinadas a lograr la iluminación a través de la práctica de dos tipos de meditación: meditación de concentración y meditación analítica. El primero permite la calma mental (shamatha), mientras que el segundo proporciona una visión superior (vipashyana).

La calma mental es un estado mental que lo pacifica enfocandolo en un punto interior, combinado con un logro de flexibilidad física y mental. Obtenerlo permite, entre otras cosas, dar la oportunidad a lograr una visión superior: una sabiduría que discierne cada uno de los fenómenos, combinada con la flexibilidad meditativa inducida por el poder del análisis.

La calma mental también se caracteriza por el cese temporal de las perturbaciones mentales que afectan nuestra mente y de la misma manera ayuda a aclarar la visión. Esta claridad y esta estabilidad ofrecen la posibilidad de un análisis profundo atreves la visión superior, que lograra eliminar definitivamente la raíz de estas perturbaciones.

La calma mental y la visión superior se discuten dentro de las tres canastas, cuyo contenido consiste en los tres entrenamientos superiores. La cesta de la disciplina (Vinaya), la cesta del Sutra y la cesta de la metafísica (Abhidharma) se utilizan para presentar una formación superior de ética, concentración y sabiduría, respectivamente.

Un entrenamiento ético superior ayuda a detener las distracciones externas. Es la base de todas las cualidades y promueve la disciplina moral y de una conducta positiva. Fomenta el desarrollo de la tolerancia, la dignidad, la consideración por los demás, la satisfacción, el respeto y el amor.

El entrenamiento superior de la concentración para estabilizar la mente centrada en un punto interno, permite el logro de la calma mental que otorga una felicidad superior facilitando la flexibilidad física y mental, así como el logro de estados de conciencia de los mundos superiores (mundo de forma y sin forma).

El entrenamiento superior de la sabiduría, le da una real perspectiva de naturaleza de los fenómenos, lo cual le permite a uno obtener una visión superior.