LIVRE - Libro : La Felicidad Dia A Dia Por Lama Samten
LIVRE - Libro : La Felicidad Dia A Dia Por Lama Samten

Libro : La Felicidad Dia a Dia por Lama Samten

Distributeur
EDITIONS PARAMITA
Prix normal
€15,00
Prix réduit
€15,00
La quantité doit être supérieure ou égale à 1

Entrega no incluida

La felicidad de Día a Día como una ofrenda de la Sabiduría Budista Tibetana Lama Samten se escribió con la intención de presentar a los lectores los principales temas discutidos en la filosofía de los budistas tibetanos. Aborda temas como la compasión, la felicidad, dejar ir, la tolerancia, la importancia del momento presente, las emociones y la meditación.

Está destinado a aquellos en busca de una felicidad profunda y duradera. Tocará un cordón con aquellos que desean explorar los pensamientos de grandes pensadores tibetanos, del pasado y del presente. Dentro de estas páginas, los lectores descubrirán las chispas de la sabiduría milenaria del budismo, así como las claves para vivir la vida cotidiana con mayor serenidad.

Texto arriba traducido con Google.

Prefacio

Este texto, La Felicidad Día a Día: Consejos de la Sabiduría Budista Tibetana, se escribió con una intensión de amor y compasión y por medio de análisis lógicos y razonamientos válidos.  Se escribió con el fin de beneficiar a una gran tradición de investigadores de verdades budistas y no-budistas y particularmente a las personas que, hoy en día, necesitan bienestar y felicidad y que quieren deshacerse de los problemas.  ¡Por lo tanto, invito con toda libertad a los que se interesan a estos temas a leerlo con alegría!

Dotados de la sabiduría que proviene de la lectura y del escuchar, despertaremos fácilmente en sí mismo el poder de la reflexión y de la meditación.  Así, los métodos para ser feliz serán accesibles sin tener que hacer ningún esfuerzo y sin dificultades.

Geshe Lobsang Samten

Reconocer la influencia del aferramiento con el fin de desarrollar el desapego

Hoy en día hablamos a menudo de la importancia del desapego.  Sin embargo, si no sabemos identificar bien de dónde proviene el aferramiento, no sabremos cómo desapegarse.  Por ejemplo, no podremos atrapar a un ladrón si no sabemos a quién se parece.  No sabremos tampoco donde tirar la flecha si no vemos el blanco.

Es el aferramiento al yo que tenemos que reconocer; se expresa generalmente por las palabras « yo, mi, mis, etc.».  En términos más comunes, podríamos llamarlo « el ego ».  Dejar este aferramiento es lo que podríamos llamar el desapego.

Así, es hacia este provocador interior que es el ego o el aferramiento al yo que deberíamos dejar nuestro aferramiento.  Desapego no significa abandonar lo que es exterior a nosotros: amigos, trabajo, familia, relaciones, materiales, etc.  Ese sentimiento de « sí mismo » que llamamos el yo, es algo que consideramos esencial y que emana de lo más profundo de nuestro corazón.  No consideramos a « los demás » de la misma manera.  Eso proviene del muy poderoso aferramiento al yo.  Sin embargo, somos igual a los demás en lo que se refiere a nuestro deseo de no sufrir y ser feliz.  Si meditamos continuamente en esto, los problemas que ahora nos atormentan desaparecerán uno después del otro.

Que seamos un hombre o una mujer, joven o viejo, rico o pobre no hace ninguna diferencia.  Todo el mundo puede usar el desapego.  Por ejemplo, hay gente muy pobre como los indigentes que pelean a diario para defender un simple espacio para dormir.  Incluso los animales tienen ese aferramiento al yo.  Si el aferramiento al yo perturba la ínfima felicidad de los animales provocando que se peleen, es obvio que perturba también la felicidad de los seres humanos.  El aferramiento al yo también puede estar presente en las personas ricas.  Por ejemplo, una persona que piensa únicamente en tener más dinero tendrá dificultad para dormir y pasará la mayoría del tiempo trabajando, de manera que no tendrá ni siquiera tiempo para las cosas esenciales a su supervivencia, como comer y beber.

Así mismo, no experimentaremos descansar ni un solo instante  y pasaremos toda la vida con miedo si estamos preocupados solamente por la protección de nuestros bienes.  Este tipo de persona no podrá disfrutar de las grandes ventajas y de las libertades de su vida humana.  Su vida no tendrá sentido. 


Lama Samten au Monastère Ganden Jangtse